Busca en mi blog o donde quieras

jueves, 25 de mayo de 2017

Insatisfecha

Hoy de golpe me he dado cuenta que no es que sea maniaco depresiva como me han diagnosticado de toda la vida, simplemente soy una mujer insatisfecha con mi vida, así de simple, nunca he estado conforme con lo que tengo.

Antes tenía un novio joven, guapo, estudiamos la misma carrera, con un futuro prometedor, pero no me pareció suficiente, lo cambié por un viejo que creí en su momento que tenía mucho dinero y me daría la gran vida que me merecía. Pues no, ni tenía dinero, ni me dio la gran vida, una vida buena sí, bohemia si se quiere, un hijo al que adoro, pero donde era yo la que tenía que sacar las castañas del fuego, y encima aguantarme la frasecita: "ya veo porqué te casaste con él, es que te tiene viviendo como una reina" cuando la cosa era al revés...

Después de veinte años y mucho cansancio apareció un español que con su voz grave y ese acento que enamora a cualquiera me hizo pensar que ya estaba bien de aguantar, era hora de empezar a disfrutar mi vida, a tener lo que me merecía, a viajar más, a descansar, ya no más trabajar en un despacho para ayudar a sostener a un viejo, ahora tocaba que un hombre me mantuviera a mí y me diera todo lo que yo quisiera. ¿Y qué ha pasado? Que añoro mi despacho, que he viajado muy poco, que ser ama de casa no es lo mío, que tengo la misma ropa hace, ya ni sé hace cuanto tiempo porque no me atrevo a pedirle nada pues no me siento cómoda en el rol de mantenida, que extraño la vida bohemia y sobre todas las cosas, EXTRAÑO A MI HIJO.

Así que eso pasa, no es que esté deprimida, simplemente soy una insatisfecha de mierda!!!

4 comentarios:

Sergio dijo...

La vida que deseamos a veces no es tan buena como parecía en nuestra cabeza. Como yo ni siquiera he intentado el cambio estoy insatisfecho pero solo me puedo culpar a mí mismo. Creo que una parte de la insatisfacción tiene que ver con uno mismo. Hay gente que se conforma con poco. Y hay otros más complicados-as como tú y como yo y eso acaba pasando factura.
También pienso que a lo mejor la insatisfacción la tiene todo el mundo en algún momento de su vida. El problema es cuando se hace eterna. Y sí, ese es el caso.
Besos

Annie AO dijo...

Sergio tienes toda la razón, nos tocó el gen que nos jode, pero es lo que hay...
Por suerte para mí, va y viene y eso me mantiene a flote, pero te juro que hay días que me provoca mandar todo al carajo, aunque ya llegó el verano y no me puedo quejar yupi (risa sarcástica)

BEP

Blue Silence dijo...

Yo he escrito sobre mi propia inconformidad con la vida miles de veces. Miles. Quizás, como tú dices es un gen...no sé. Pero lo que sí sé, es que no es lo mismo extrañar que estar disconforme, aunque me he dado cuenta que va de la mano. Uno no puede dejar de extrañar. Porque hay cosas que no se pueden tener en los dos lados. Pero uno extraña porque las cosas no son como a uno le hubiera gustado, entonces, empezamos a extrañar.
Extrañar a un hijo es lo peor. Yo extraño a mis perros y mucha gente me odiará por compararlo, pero es lo que extraño, así que puedo entender que un hijo se multiplica por veinte.

Lo que sí sé, es que cuando en un momento determinado uno ya no pueda más con la vida que tiene, debería cambiarla. Por mucho que nos cueste. Toda esa gente a la que parece que le "debemos" explicaciones o piensan que todo nos va bien, no nos dará de comer cuando uno haya de retroceder y volver. Así que no me importa una mierda lo que piensen. Esa es la verdad.
Cuando no esté bien, volveré. Con un par. Y volveré a empezar de nuevo. No una, sino mil veces si hace falta. No me importa la edad que tenga ni lo que deje atrás ni lo que pueda encontrarme. Sólo lo haré y punto.
Quizás por esa disconformidad perenne, quizás por esa añoranza. No lo sé.

Creo que no es bueno conformarse. La vida no es para nada lo que uno espera. Lo que uno espera son las historias lindas que se escriben en blogs y libros de momentos. Lindos momentos que pasan. Pasan porque al final no sabemos hacerlos eternos, porque la rutina se instala y los problemas siempre son los mismos en todos los lugares y con cualquier persona.
Así es como lo veo yo...no sé...
Un día me dijiste que las personas no aprendemos con las experiencias ajenas. Es cierto.
Me sonrío por ello. Pero uno ha de pasarlo "en directo". Sé que mi historia también la contaré a alguien más y tampoco me harán caso. Eso es la vida. Y nuestro inconformismo con ella.
Te mando un besazo enorme. Gigante.
Hace mucho tiempo que estoy alejada del portátil. Me da tanta pena...que deberé hacer un esfuerzo por volver a escribir.
un beso preciosa

Annie AO dijo...

Hola preciosa, mira la hora de leer tu comentario, por lo visto si tú estás alejada del portátil, yo ando en las mismas...
Me hiciste reflexionar con lo que me dices y creo que tienes toda la razón, por suerte mis estados de ánimo parecen subidos en una montaña rusa y por estos días están en la cima jejeje

Ojalá podamos retomar el contacto, sobre todo para saber como te encuentras y si te ha gustado tu nueva experiencia por tierras lejanas de tu terruño.

Otro besazo para ti y mi cariño por siempre