Busca en mi blog o donde quieras

sábado, 14 de abril de 2012

Mi Murasaki

Como las rosas carecen del gen que produce la definidina, el pigmento primario que produce el auténtico color azul en las plantas, las rosas azules se creaban tradicionalmente tiñendo rosas blancas.

La multinacional japonesa de bebidas Suntory presentó el 20 de octubre de 2009 en Tokio la que aseguran es la primera rosa azul del mundo, cuyo color se asemeja más al violeta, aunque según sus creadores la flor adoptará tonos azulados pasados siete días.
Veinte años después de que surgiera la idea de diseñar una rosa de color azul, un desafío botánico mundial, Suntory presentó su logro ante la atenta mirada de decenas de fotógrafos que trataban de captar con su objetivo las hojas aún moradas de la flor.

La empresa nipona Suntory, en colaboración con la australiana Calgene Pacific, lleva dos décadas intentando conseguir una flor azul, un objetivo perseguido por botánicos de todo el mundo y que hasta el momento se les había resistido. A pesar de la tonalidad violácea de la flor, el cien por cien de los pigmentos de sus pétalos es azul, motivo por el que, según la compañía, se puede calificar ésta como la primera rosa azul del mundo.

Estaba locuaz y risueño, muy buena señal para tirarle de la lengua pero respiré profundo y lo dejé hablar a su ritmo. No le pedí detalles, aunque me tuve que morder el labio varias veces para no hacerlo...

Se nos van los minutos, las horas, el tiempo no cuenta cuando escucho su voz. Nos aislamos de todo y de todos.
Cuando ríe soy feliz, y si está triste o preocupado lo sé aunque no me lo diga, siento lo que le pasa en su voz, es como si lo leyera en un libro abierto.

Dos décadas tardaron los científicos japoneses en conseguir su auténtica murasaki; mi rosa azul también tiene 20 años. Es único, especial, precioso y el ser más importante de mi vida. 
Y cuando pienso que hoy hace un año un par de delincuentes pudieron arrebatármelo, privarme del placer de compartir con él sus sueños, sus cuitas, sus problemas, (que son los míos) sus alegrías y logros, me siento morir...

Pero sigues aquí, conmigo, y te adoro mi murasaki...

10 comentarios:

julia orozco dijo...

ANNIE,querida amiga¡soberbio lo que acabas de escribir¡.Me alegra saludarte leerte y mandarte millones de besos de luz.

Sergio dijo...

Pues sí, es bonito sin ser cursi y desde luego original. No sé cómo se te ha ocurrido pero está inspiradísimo. Se necesita una buena inteligencia para algo así. Besos.

Novicia Dalila dijo...

Parce, ¡¡que bonito¡¡¡ Si es que la sangre inspira más que ninguna otra cosa, verdad??? Cuando hablamos de ellos, se nos vienen a la cabeza los mejores y más bellos pensamientos.
Recuerdo cuando me llamaste angustiadísima el día que pasó aquel incidente. El miedo que había en tu voz y la pena de no poder estar a su lado para ver personalmente que todo había sido un susto...
Mi beso más azul para ti y tu "gordo", Parce.

Temujin dijo...

Si con veinte años se ha vuelto azul, para mi, que es un pitufo...Jajaja un beso...

Annie dijo...

Gracias por tus palabras mi estimada Julia, a mí también me encanta verte asomada a mi ventana y recibir tus besos de luz.

Un fuerte abrazo, besitos mágicos y mi cariño por siempre

Annie dijo...

Sergio la verdad ni sé cómo se me ocurrió el símil, pero lo que me tranquiliza es que me digas que no quedó cursi, porque eso si me preocupaba, sobre todo por él, porque después de leerlo me daría la vara el resto de mi vida jajajajaja

Besos mágicos cargados de energía positiva

PD: Compartimos líneas azules

Annie dijo...

Parce tienes razón y gracias por TODO!!!!
Por estar ahí, por acordarte, por tus palabras de apoyo, por las de ahora, por tantas cosas...

Así es Parce, nuestros hijos nos producen los mejores y más bellos pensamientos, por ellos somos capaces de decir y hacer lo que sea!!!!

Un besazo parcerita de mi alma y recuerda que te quiero mucho!!!!

Annie dijo...

Temu pero el pitufo más lindo de todos!!!! jajajajaja

Besos mágicos

Dr.Mikel dijo...

Los hijos no son tus hijos, son los hijos de la vida deseosa de perpetuarse.

Annie dijo...

Tienes mucha razón Doc, los hijos no nos pertenecen, son de la vida y nos dan la vida!!!!!

Besos mágicos