Busca en mi blog o donde quieras

lunes, 6 de mayo de 2013

Miedo

Esta vez fue diferente.
La mueca en su rostro después de terminar no era de placer sino de dolor, pero de esos dolores que no sabes exactamente dónde duelen ¿en el alma quizás?

Le pregunté qué le pasaba y como siempre su respuesta fue ambigua, como si ocultándome las cosas éstas se desaparecieran, o empezaran a existir en un universo paralelo donde no nos afectan.
Pero yo no tenía ganas de dejarlo pasar y le insistí para que me respondiera con exactitud. Y lo hizo.

Ahora no sé si hubiera sido mejor que siguiera dejándome ajena a sus cavilaciones...
.

2 comentarios:

S. dijo...

Si es lo que pienso ha sido un momento de miedo que efectivamente, si lo hubiese callado, sería mejor. Yo me he callado esos momentos a mis padres y al final, después de un tiempo, he solucionado el problema y no he tenido que amargarles nada. Pero no sé, si es lo que pienso, claro.
Besos.

Annie dijo...

S es lo que piensas, ya te lo he contado en privado.
Pero a diferencia tuya, este problema no se soluciona y sigue latente esa posibilidad, aunque todo es cuestión de adaptarse a la situación y ya veremos que pasará...

Besos cargados de energía positiva