Busca en mi blog o donde quieras

lunes, 30 de enero de 2012

Pequeña Amante

"16 años son tan pocos
que yo debí volverme loco
para que así llegara a amarte..."

El sábado por la noche estaba canaleando o haciendo zapping como se dice ahora, cuando apareció en la pantalla de mi televisor BRAULIO y fue como si de repente 30 años de mi vida desaparecieran de golpe!!!!!

Dejé de oír lo que sucedía a mi alrededor, lo que mi adosado me hablaba desde la cocina, la charla insulsa que mantenían en el programa de marras, la tramontana que silbaba afuera; todo desapareció para mí y me transporté a esa época en que durante ocho años H fue mi mundo todas las tardes de los martes y viernes sin excepción.

Recordé como flashes las imágenes en que él me convirtió de niña en mujer. Su seducción; su insistencia; mis circunstancias, que si tal vez hubieran sido otras jamás hubiera habido un "nosotros"; mi temor de la primera vez; la pérdida de mi inocencia...

Recordé la única vez que lo vi llorar cuando me suplicaba que no lo dejara, cuando me prometía el oro y el moro y yo le contestaba inflexible: "H pero si tú siempre dijiste que no te gustan las relaciones con mujeres casadas y yo me voy a casar". 
Y lo dejé.
Y me casé. 
Y H que tenía cáncer pero no me lo dijo, murió unos meses después...

12 comentarios:

Dr.Mikel dijo...

Ten cuidado por esos lares que dicen que la tramontana vuelve a algunos locos y los predispone a actos incontrolados.

Houellebecq dijo...

¿Pero sentías algo por él o por el futuro marido? Porque entiendo que si tus circunstancias hubieran sido otras habría habido un vosotros y que eso significa que sí sentías algo por él. Espero al menos que mientras durase fuese todo lo intenso que requieren esas experiencias. Bueno, seguro que sí. 30 años y ahí sigue fresco el recuerdo. Estas experiencias que nos cogen adolescentes son imborrables. Besos

Annie dijo...

Eso dicen Doc, pero yo ya llegué aquí con mi rayón, así que un viento no creo que me haga mayor efecto jajajaja

Besos mágicos

Annie dijo...

Hou mis circunstancias por aquella época eran que yo estaba lejos de mi casa, sola. Por eso pienso que si tal vez hubiera tenido a mi mamá al lado cuidándome, tal vez H no hubiera tenido cabida en mi vida, a eso es a lo que me refiero.

Y claro que sentía algo por él, tan profundo, tan inmenso, que si hubiera sabido que estaba enfermo y desahuciado jamás lo hubiera dejado, seguramente habría aplazado mi matrimonio o hasta ni me hubiera casado, no sé, el caso es que las cosas se dieron como pasaron y ahora no vale la pena ponerse a darle vueltas a eso...
A mi ex marido también lo quise mucho, tanto que me casé con él.

Mira todo lo que trae el hacer zapping jajajajajajajaja

Besos mágicos y feliz inicio de semana

Adriana Gonzalez dijo...

que durooooo

pero que lindo!

Annie dijo...

Y real como la vida misma...

Besitos mágicos preciosa

Allek dijo...

Hola que tal..
después de unos meses obcecados
vuelvo a tomar las riendas
de mi Caja De Zapatos..
he vuelto con una nueva nota llamada “Secándonos” te invito a que sigas leyendo..
un abrazo fuerte!!!

Annie dijo...

Allek bienvenido y gracias por asomarte a mi ventana y tu invitación.
Me pasaré por tu blog.

Besos mágicos

Novicia Dalila dijo...

Parce, siempre te lo digo... ¡¡¡Has vivido tanto¡¡¡ Tantas experiencias que mucha gente no llegará a vivir por muchas vidas que tuvieran... Y aunque ahora tu vida sea mucho menos ajetreada, mucho menos "intensa"... creo que todas esas vivencias son la base de lo que eres hoy, y lo que más me gusta de todo son dos cosas:
1) Que las compartas conmigo.
2) Lo que aprendo de ti. Esto puede sonar a peloteo, o a adulación, pero sabes bien que no es así. Parce, aprendo muchíiiiiiisimo de vos.

Y te quiero. Te quiero mucho.
Un beso

p.s. ando liadísima, parce. Tengo mucho mucho trabajo y la semana que viene ya está aquí el alemán además de una visita que tenemos de la casa central y que vienen a "revisarnos"....
Pero no me olvido, eh?? <3

Annie dijo...

Parce me hiciste acordar de una profesora de filosofía que tuve en 6º de bachillerato que me decía algo parecido a tus palabras...

Así es, miro por el retrovisor y me parece que han sido uno o varios clones míos los que vivieron esas vidas jajajajajaja

Ahora creo que mi vida es demasiado tranquila para mi gusto, por eso a veces me busco problemas que no necesito y de los cuales vos sos la única depositaria de todas esas cuitas, pero los años no vienen solos y ya es hora del reposo, de disfrutar la vida sencilla, de recoger y de cuando en cuando recordar...

Por tu blog ya me imaginaba que estabas a tope en la oficina, por eso ni siquiera te he llamado, pero sabes de sobra que también te extraño y te quiero muchísimo, de hecho ya me está dando el mono porque no hemos hablado jajajajaja

Un fuerte abrazo parcerita de mi alma y que te rinda

David C. dijo...

me puse a pensar que lindo sería si el amor fuera como a nosotros nos gusta y nos correspondieran igual y que todo durara como pensamos que debe ser. más la vida no es así.

reflexivo tu post.

Annie dijo...

Tienes razón David, pero ni el amor ni la vida son como nos gustaría que fueran, es lo que hay y tenemos que aprender a vivir con lo que nos toca.

Como digo en mi post a veces se me vienen flashes por episodios puntuales, pero en general vivo contenta con mi vida actual y lo que pasó, pasó, y ya no hay vuelta atrás...

Besos mágicos